ECLIPSE DE LUNA.

IMG_0302

Surgido de la boca del metro,
aquí estabas, cegador de luz,
tal como te había creado
en la soledad de mi escondite.
Tenías paso de fiera cansada,
de la fiera poseías las crines,
el oro líquido de la mirada
que envuelve y aniquila,
pero eras tan joven,
y yo, tan vieja,
que me apoyé en el vacío
viendo como tu sombra se alejaba
sorteando el flujo centelleante
de los coches, que, como una ola,
te tragaba en el atardecer rojizo
de la puerta de Alcalá.