Diario de Ana A. 12 de julio del 2013.

EPV0088 copia

Si la reencarnación existiese ¿que desearía ser? escribe Ana A.
Una amapola. Roja, roja. Cuatro pétalos, más delicados que la seda más fina, engarzados sobre un talle erecto. Un botón negro a modo de corazón. Abrirme con el amanecer, resplandecer bajo el sol, amarlo con locura. Quemarme a lo bonzo. Y cuando las sombras se alargan hasta abarcarlo todo, disgregarme , diseminarme sobre la tierra, sembrar mi simiente, regresar a lo más profundo, ser humus. Oler a vida en su espera.
Y quizá, prosigue Ana A, la contemplación de mi sencilla hermosura haya hecho feliz a alguien lo que dura un momento. Donarse al otro sin pedir nada a cambio, es una cualidad muy floral, reflexiona Ana A. Roja, roja amapola.

Emil Nolde - Garden - Tutt'Art@ (27)

Emil Nolde. Amapolas rojas, rojas.

10 pensamientos en “Diario de Ana A. 12 de julio del 2013.

  1. Has elegido muy bien Anna. Nada más hermoso para una reencarnación que una bella amapola roja. Que dada su fragilidad, la transformación en ese polvillo como si de un pólen se tratara´dará lugar a múltiples florecillas rojas que cubrirán extensos campos, engalanando la superficie de la tierra.

    • ¿Verdad que sí, Carmen? Muchas gracias por dejar constancia de tu paso en mi pequeño espacio. Hermoso comentario.
      Un abrazo.

  2. Que deseo tan hermoso. Ser flor roja, intensamente roja para darse a los ojos verdes y amar el amarillo de sol, para después oler la vida entre el humus… excelente y sensible Beso Rub

  3. Y si la reencarnación existe ¿qué deseo ser? Comenta J.
    Agua. Pura, pura. Cristal líquido que humedece esos pétalos más finos que la seda y permite a los tallos mantenerse erectos. Y a la amapola abrirse al amanecer y amar al sol.
    Y quizá, prosigue J, esa unión con la flor, roja, roja, pueda hacerme feliz. Darme así, sin pedir nada a cambio.

  4. ¡Qué bien, yo desearía ser cardo silvestre! Estaríamos cerca, compartiendo tierra, oliendo a vida. Los cardos también olemos, no creas.
    Salud-itos

    • Amando, los cardos cocinados están muy sabrosos! Y claro que huelen. Tengo unos azules en mi jardín, preciosos.
      Lo de salud-itos me ha gustado!
      Un abrazo muy soso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s