Dreaming.

Marilyn Monroe. The last sitting. Bert Stern.

Cuando, en un  claro oscuro, veo tu sombra acercarse, cuando siento el calor de tus brazos rodearme la cintura, cuando tu boca se aferra a mi cuello y lo mordisquea y cuando la promesa húmeda de tu aliento socava mi nuca, mis contornos se vuelven nítidos y dejan de mentir. Las dudas se despejan, la distancia deshace su lazo  corredizo de añoranzas y culpas, las agujas del reloj nos agarran con sus tenazas para tirarnos de nuevo en el ruedo del deseo, magia de una tarde de verano.

Por los huecos de las persianas cerradas se cuelan puntitos de luz, bailan sobre nuestros cuerpos enlazados, raíces subterráneas germinando bajo humedales del sur. Riadas de luminiscencias escurridizas y saladas se labran camino entre mis pecas, se cuelgan en la punta de tus pestañas y se escurren, exóticas, por las comisuras de nuestros labios ávidos de piel y de cada uno de sus pliegues.

Cuando todo se disuelve y tiemblo bajo tu peso, cuando me recubres y el universo se vuelve blando y yo, tierra abierta, los espejos se rompen, y, por fin,  puedo cabalgar, oscura y densa, hasta el fondo del laberinto donde  siempre me estuviste  esperando.

22 pensamientos en “Dreaming.

  1. La lírica del erotismo se te da estupendamente, Anne. La poeta que se esconde en ti y de pronto aparece, se quita las ropas de a diario y muestra sin reparos una piel tersa hilando palabras muy bien escogidas, se entrega al lector generosamente y comparte sus sensaciones con tanta sinceridad que las hace casi tangibles. Muy bellas. estas, transmitidas a través de la piel pecosa de Marilyn.

    • Gracias Albert! La verdad es que creo que es más sencillo para mí escribir este tipo de textos, al hacerlo en un idioma que no es mi idioma materno, no tengo sentimiento de pudor. Ahora bien lo único que comparto con Marilyn son las pecas! Dommage! Es una actriz que es un fetiche masculino, personalmente le tengo mucho cariño…tanto encanto y tanta fragilidad juntas, tanta sexualidad y tanta inocencia. Hablo de ella como si estuviera viva.
      Un abrazo Albert, y gracias de nuevo por tu generosidad.

  2. El tiempo no existe para los amantes. Desaparece. Vuelve cuando los estertores caen y entonces vuelve el tic-tac -joder ya no es tic tac, en el míio ya solo es tac- Nada más íntimo que poner el aliento en la nuca de la mujer. Lo he escrito y segui´re haciendolo pero ahora la encuentro con una poesía que naturalmente se te da, en la voz de una mujer sensual. Creas el ambiente, el deseo y luego el acto consumado… Cabalgar en las alas del amor. Bella prosa poética querida amiga un abrazo y un beso Rub

    • Gracias rub por el cumplido! Es una apuesta un poco arriesgada para una mujer escribir textos eróticos sin caer en lo chabacano ni la ordinariez… pero me he propuesto intentar escribir unos cuantos. Espero que nadie se escandalice. Pero aquí en España la situación económica y social están tan mal, la gente tan “quemada” que he decidido hablar de amor y de erotismo… poseen una energía positiva que buena falta nos hace.
      Un abrazo, querido amigo.

  3. ¡Qué foto tan bonita! El texto, lleno de aromas, sabores y sensaciones, no la desmerece. Hablas mucho del amor en tus posts y también del desamor. Interesante.

    • La foto es una maravilla, forma parte de una serie de fotos que Bert Stern le hizo a Marilyn, las últimas fotos. Y claro que hablo mucho del amor y del desamor en mis textos… son vida!

  4. No hace ninguna falta que tengas sentimiento de pudor, si lo tuvieras no podrías escribir los versos, la prosa poética y todos los textos con los que tus seguidores disfrutamos.
    Tu erotismo me conmueve y me convence. Has descrito a Marilyn como siempre la imaginé.
    Un cálido abrazo, querida Anne.

    • Desde luego Mercedes, da gusto encontrarse con una persona de mente tan abierta como la tuya. Me da risa tu miedo a envejecer… eres tan espontánea y tan natural en tus comentarios que debes de ser la envidia de muchos jovencitas y jovencitos! La alegría de la huerta! Me encanta!
      Un abrazo, querida mercedes.

  5. Anne
    esta é a idade de que mais gosto em M M. Tem a cor e o cheiro da maçã de Eva. Há uma sensualidade cheia de força, de vontade e alegria de entrega, de despudor e abertura onde está toda a capacidade de prazer dado e recebido. È o tempo em que já se consiencializou que ser-sepossuido é também possuir. Ou o jogo contrário , se preferires. Marylin olha defrente, é como fera esperando a caça. Mas é uma fera onde há uma capacidade imensa de ternura. E para mim o sexo é um deslumbramento acessivel, a ternura é uma especiaria doce, rara e rica.
    São as “riadas de lumimiscencia escurridijas” que levam (eu diria assim) ” hasta el fondo del labirinto donde siempre te estube esperando”.
    um abraço

    • Ternura, xico, creo que Marilyn la poseía a raudales y el don de la entrega en el amor, la sensualidad. Nunca me pareció una vamp, en la vida real, sino una niña hambrienta de amor. Creo que compartimos la misma visión. Te agradezco el comentario y te mando un abrazo.

  6. Muy buen relato que nos acerca a un personaje infravalorado en su momento. La historia del cine le debe mucho y espero que desde ya se le reconozca el talento.
    Salut

  7. Wauuuu! esta nueva faceta tuya es de lo más dulce y natural…un puntito de erotismo, mezclado con un puntito de pasión y sensualidad y surge esta hermosa escena con su protagonisma más femenina del cine de oro…No es fácil pero te felicito, porque ha quedado precioso.
    Yo también comparto con Marylin las pecas jeje..
    Besos Anne! y feliz finde….

    • Margarita, un poquito de aquí, otro poco de allá… es un poco como hacer una salsa (qué he dicho! Horror! la que lo salva todo es Marylin!
      Un abrazo y feliz fin de semana!

  8. Has entredicho una gran verdad culinaria, Anne: lo que salva un plato no muy logrado es la salsa, y unas buena salsa suele ser mejor que lo que recubre. ¡Te ha salido una salsa sublime! (lo digo empleando tu terminología), útil para cualquier “desaguisado”. Aunque la verdad es que Marilyn la complementa estupendamente, como un buen pan recién sacado del horno… para rebañar esa salsa. Sin tu relato Marilyn quedaría como una simple imagen congelada, aunque Margarita haya tenido la habilidad de anirmarla un poco.

    • Albert, no soy mala cocinera, digamos que me defiendo… si probarás mi salsa americana, esta te sabría muy sosa! Gracias, eres la pimienta de mis días! Margarita me ha hecho un regalo precioso, pero a mí me parece Marilyn muy viva en esta foto.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s