Viajando por Noruega. Embarcando en el Hurtigruten.

Al media tarde el Hurtigruten espera a sus pasajeros en uno de los diques de Kirkenes para realizar un crucero por las aguas del Círculo Polar Ártico, única manera de descubrir costas que solo se pueden divisar desde mar adentro. El Hurtigruten (“Línea rápida” en noruego) es un barco de correos, fundado en 1893 con el propósito de poner fin al aislamiento sufrido por los moradores de estas tierras (repartidos en puñados de casas dispersas a lo largo del litoral) durante los largos inviernos polares.

El barco alía ahora su función de correo con la de carga, la de ferry y la de barco de crucero. El itinerario original no ha cambiado y el buque sigue parando en los mismos lugares desde hace más de un siglo, siguiendo un horario estricto… siempre y cuando las condiciones climatológicas lo permitan.
Levamos ancla.

Soltamos amarras.

Los marineros se activan en proa, los rostros enrojecidos por el frío. Algunos no llevan guantes y sus manos hinchadas traen a mi recuerdo las vicisitudes de los hombres de la mar que exploraban estas inhóspitas aguas o las de los que faenaban en ellas en condiciones infrahumanas.

Nos vamos alejando de la costa y de sus blancas explanadas. El aire azota mi cara como lo hacía esta mañana cuando, instalada en un trineo tirado por dos hermosos perros de ojos color turquesa, me deslizaba sobre la nieve. Los únicos sonidos eran las respiraciones de los canes, algún que otro ladrido, el roce de las cuchillas del trineo sobre la superficie algodonosa, sonidos amortiguados como si fuesen subterráneos; las únicas sensaciones eran la de los copos de nieve rellenando blandamente el silencio y dándole una consistencia esponjosa, la de la calidez de mi aliento bajo mi bufanda, el deslumbramiento al notar el pálpito de Rusia, harapos de ensoñación suspendidos entre las ramas de los abedules que delimitan su frontera con Noruega.

Al darme la vuelta para resguardarme en el interior del barco una ventanilla helada llama mi atención.

La ensoñación se vuelve realidad. Detrás del cristal el Doctor Zhivago acaricia los arabescos de las flores de hielo y bajo sus manos abiertas a la ficción, al deseo de amar y de vivir, florece la primavera amarilla de los narcisos en cuyo corazón se abre el rostro de Lara.

22 pensamientos en “Viajando por Noruega. Embarcando en el Hurtigruten.

  1. Anne, es extraño, por estos dias he estado leyendo los diarios de viaje de Nansen. Y todo me es tan ajeno… la nieve, el hielo. Temparaturas tan bajas que me parecen inpensables. Cuanto por conocer!!!! pero veo tus fotos, leo tus palabras y saberte allá, tan lejos, saberte recorriendo esos parajes tan ajenos, me emociona. Yo lo leo y tu lo recorres… me alegran estas cosas, tan extrañas.

    • Ana Maria, es que entre los viajes de Nansen y él que hice… hay un buen trecho. El día y la noche. He leído sus diarios, cuantos sufrimientos! Me he acordado de él muchas veces. Ya he vuelto a Madrid… y en Madrid me he resfriado! Allá, con ropa en condiciones no se pasa frío. Te agradezco tu comentario… y echo de menos tus cuentos.
      Un abrazo,

  2. Fascinantes resultan estos paisajes que fotografías y que con tus letras nos emocionan.
    Leo también en tu respuesta a Ana María que ya estás en Madrid y resfriada, es curioso que por esas latitudes, con el intenso frío, no hayas sufrido de ningún tipo de catarro y llegues aquí y ¡zas! lo pilles. Curiosidades de la vida.
    Me alegro de tu vuelta y espero que el viaje te haya resultado formidable.
    Un fuerte abrazo

    • Querida Mercedes, el frío mata los gérmenes! El viaje es formidable. Es la tercera vez que voy a Noruega,siempre había ido en verano y me apetecía conocer su faceta invernal con este ambiente sobrenatural.
      Un abrazo,

  3. Hola Ann, para quitarte el resfrío, no te me vayas a regresar … es broma, solo deseo de que te recuperes. Me fascina estar en tus ojos, ver lo que tu miras a través de la sencillez y claridad de las palabras. Cuantas cosas que seguramente no vere más que a travez de tu diario.Gracias amada amiga y recuperate y adelante muchos abrazoooossssssss Rub

    • rub… lo malo es que soy un poco miope! Y desgraciadamente un fotógrafa del montón! Para un fotógrafo experimentado, estos paisajes, estas luces son oro molido! Lo del resfriado tiene su gracia!
      Un abrazo querido amigo mejicano (yo también gracias a tus ojos y a tus relatos descubro la esencia de tu país)

  4. Increíble, ese frío congela todo, es impresionante, maravilloso ver estos lugares por medio de tu blog, El relato de una marinera de primera¡ Que bueno¡
    Un saludo grande…
    C.

    • Carlos… una marinera que se marea en un velero! Al fin! Pero tú, hombre que conoce tan bien Patagonia, está acostumbrado a este tipo de paisajes. Mi sueño es ir a la Ántardida!
      Un abrazo,

  5. Anne
    belíssimo texto e muito bem ilustrado pelas fotografias. Tudo se torna apetecível quando é descrito desta maneira. A fotografia das amarras parece mais um quebramos as amarras que um soltamos as amarras.
    ” Dr. Jivago” è um grande clássico, penso que injustamente mal conhecido e mal amado. Grande história de amor perfeitamente enquadrada no espaço, no tempo e na alma d’ aquele povo chorão,bêbedo, rude mas de uma capacidade imensa de ternura. Toda a imperfeição, quer do individuo quer da multidão (as massas) , não destroem o fundo da alma humana. Um hino humanista numa época de barbarie. Por isso Pasternak foi tão escondido… Lara é uma mulher que a vida não suja.
    PS: na tua nova apresentação, gostaria que estivesses de olhos abertos. Mesmo reclinada como quem pensa, como quem se deita no que está para tras, vejo- te mais de olhos virados ao que virá. Os olhos de quem espera sempre alguma coisa.
    As melhoras rápidas do “resfriado”

    • xico, me ha hecho gracia tu juego de palabras a propósito de la amarra! Me gustó… pero era de otro barco! Soy un poco tramposa!
      El doctor Jivago es una gran película! Eso sí, no es una película de culto puesta sobre un pedestal por “intelectuales” de todo pelaje. Adhiero totalmente a tu valoración de la película.
      P.S he elegido una foto con los ojos cerrados donde no sonrió para mostrar otro lado de mi personalidad. Soy una soñadora y en un momento dado, aunque esté rodeada de gente me puedo ir a otra galaxia. Así que en mi conviven la mujer sonriente y la soñadora (políticamente incorrecta!)… pero en las miniaturas sonrió en tres fotos y huelo una flor en otra. En cuanto a la mujer tan misteriosa que aparece entre flores, era mi madre a los dieciocho años.
      Los niños son mis niños… así que todo queda en familia!
      Ya me estoy recuperando del resfriado, gracias.
      Un abrazo,

  6. Un trayecto muy romántico, aunque, para mis huesos, demasiado gélido. Mis pobres articulaciones sucumbirían en Noruega. Tendré que visitarlo en verano.

    Preciosas las fotos y los textos, Anne.

    • zambu, tú que eres una amante de la naturaleza, estoy segura que es un país que te encantaría. Es muy bello, muy misterioso. Para las frioleras… mejor en verano.
      Un abrazo,

  7. Anne
    o espanhol e o português às vezes pode criar mal entendidos. Falava mais do romance que da película. Esta embora muito bonita, está muito marcada pelo tempo ( o avanço técnico na arte cinematográfica não perdoa ). O livro ,apesar das suas muitas paginas, lê-se com prazer.É uma obra extraordinária, ao nível dos grandes clássicos russos.
    um abraço

    • Es mejor el libro que la película, verdad!… pero una que es una romántica de libro y a veces romanticona, (no me avergüenzo!) sigue siendo una incondicional de la peli!

  8. Anne me dejas impresionada. Las imágenes de tu viaje, el frío que no puedo ni imaginarme. Que aventurera. Un tesoro el que nos regalas con estas crónicas de viajes. Y la referencia al Doctor Zivago me encantó. Un saludo

    • Concha… de aventurera tengo poco! Pero, aunque lo he dicho muchas veces y me repito, estos lugares tienen magia … aunque para frioleros, no son!
      Un abrazo,

  9. Todo es tan hermoso Anne, que dan ganas de coger el abrigo y largarse. Sobretodo por tu manera de “verlo y hacerlo ver”. Espero que sigas disfrutando del viaje.
    Salut

    • Gracias micromios,es cierto que allí vi y sentí mucha belleza y pureza. Una borrasca de aire puro no viene mal de vez en cuando.
      Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s