Visitando Normandía. Una historia de amor durante la segunda guerra mundial.

De: Anne

Para: Ti

Enviado: jueves, 4 de agosto de 2011

Asunto: te mando con mucho retraso, (¡perdón, perdón, estoy muy liada!) la historia de amor de Alice y Klaus.

________________________________________________________________________

En el bunker situado en lo más alto del acantilado, dicen las parejas enamoradas del pueblo que, al anochecer y nada más franquear su umbral, sienten como la presencia luminosa de Klaus cierra el acceso a la estancia de cemento armado, rectángulo negro lleno de corrientes y de miradas indiscretas.

Cuando destinaron a Klaus, soldado raso, a Normandía, en el invierno del 43, tenía veinte años y mucho miedo. Lo alojaron, junto a unos compañeros, en una casa del pueblo requisada por el ejército alemán.  Alice, dueña de la casa y de la misma edad que Klaus, se había casado unos meses antes con un hombre, miembro de la resistencia, quien acababa de caer prisionero del enemigo. Alice había descubierto, durante la noche de bodas, una faceta escondida de su marido: un carácter  violento y  dominador que execraba desde lo más profundo de su ser.

  Alice  y Klaus, de temperamento dulce e introvertido, se sintieron atraídos de inmediato. Al llegar el verano  descubrieron su pasión común por las mariposas, en el jardín de Alice, y por la contemplación del mar y de las nubes desde las cumbres borrascosas donde el bunker de Klaus estaba erigido. Lo que sigue, no es nada original y muy previsible: se enamoraron. Su deseo planeaba muy por encima de las contingencias del mundo y de las habladurías del pueblo,  que por otro lado, poco o nada les importaba. El día D les cogió por sorpresa. Klaus murió a primeras horas de la mañana de  un disparo. A Alice le raparon el pelo en la plaza del pueblo.

 Su marido, después de echarla de casa y repudiarla durante unos meses, la volvió a aceptar en el domicilio conyugal. Nunca perdonó su traición. Se la  hizo pagar noche tras noche, día tras día, hasta  su muerte ocurrida el año pasado, cuando se lo llevo un infarto. Alice le sobrevivió seis meses. No tuvieron descendencia.

La recuerdo paseando, siempre sola, encogida, por las landas cubiertas de brezo, o sentada encima del bunker contemplando el horizonte.

 De los amores de Alice y Klaus nació un niño,  seis meses después de la muerte de su padre. Lo criaron sus abuelos paternos. El secreto fue desvelado cuando el hijo de Alice se presentó en el entierro de su madre.

 Este verano, él y sus descendientes, veranean en la casa de Alice. A los bisnietos de Klaus y de Alice, se les ve a menudo, surcando las landas, una cámara de fotos en ristre, buscando con afán, inmortalizar la belleza del instante.

Un abrazo… apresurado ¡ Me reclaman en la cocina!

P.S. las fotos las hizo mi sobrino Boris.

25 pensamientos en “Visitando Normandía. Una historia de amor durante la segunda guerra mundial.

    • Gracias, Alan. Triste pero bonito, con el tiempo el amor ha vencido la guerra y el odio. La historia es cierta.
      Un abrazo,

    • Muy triste, en definitiva los seres humanos somos muchas veces víctimas de las circunstancias manejadas por los poderosos, por los estados nacionales y por los imperios que controlan el mundo y lucran con la industria de la guerra, de las armas, de la salud, de la alimentación etc. Somos títeres del poder militar. Quizas Klaus nunca quiso defender ese bunker pero si no lo hacía lo fusilaban. Don Egon tampoco quizo luchar con los Servios, pero si no lo hacía lo fusilaban, el maestro Rubilar o como se llamara a lo mejor no quería fusilar y golpear al sacerdote, sobre el puente del Mapocho, pero si no lo hacía que le pasaría. Triste, silenciosa, fría, egoísta y desolada Normandía con sus hileras de tumbas de mármol blanco y cesped cuidadosamente cortado de soldados muertos de un balazo en la cabeza, ahogados en la playa, atropellados, en accidentes de tránsito, de agotamiento, de cáncer, etc. con sus planicies verdes sin alambre de púas, con las ruinas y hierros oxidados de una gran empresa bélica que sin reparar en gastos y muchos dólares desalojó como un rayo a las pobres y mal equipadas tropas alemanas armadas con cañones Skoda, con armas alemanas complicadas y de enredado funcionamiento, con carretas tiradas a caballo y bunkers construidos con alambrón y algunos con poco cemento, todos o la mayoría víctimas del estado totalitario que le mentía al mundo con su propaganda falaz que decía que tenían miles de tanques Tiger.

  1. Anne, gracias por compartir esta historia de amor. Normandía debe tener infinidad de historias y leyendas, además es un lugar histórico por los hechos ocurridos en la segunda guerra mundial, para muchos de sus pobladores seguramente fue una pesadilla, más de uno hubiese querido estar en otro sitio de la tierra cuando aconteció el día “D”.
    Lamentablemente un dictador como H. llevo a la humanidad al lugar más bajo que pudiese llegar la raza humana en aquellos tiempos…
    Las fotografías son autenticas y reales y dan una magnitud de los Bunkers, pero además como siempre tus letras buenísimas que en este caso muestran una verdadera historia de amor… Perdón por lo extenso…, Normandía para mí siempre fue motivo de curiosidad histórica…
    Un beso
    C.
    PD: Un día cuéntanos con receta y todo un plato típico de tu pueblo…

    • Carlos, en primer lugar perdona mi poca actividad bloguera, pero dispongo de muy poco tiempo para visitar los blogs amigos y escribir. Lo echo de menos pero estoy muy feliz de poder disfrutar de mi extensa familia. Normandía es una mina para rescatar historias… como la gran mayoría de los paises, ciudades, pueblos, mares, campos, montañas, etc… En estos Bunkers he jugado de pequeña y vamos a menudo en pandilla familiar a darnos sustos y hacer fotos como las que hizo hace 2 días, mi sobrino Boris. La historia es auténtica y me gusta.
      En la próxima entrada os pongo una receta. Prometido.
      Un abrazo,

  2. ¡Qué historias tenéis los normandos! Lo fascinante es que es cierta y que hay quien puede atestiguarlo. Espero que la vida del hijo de Alice y Klaus haya sido más sencilla y más feliz. Las fotos son fantásticas, sobre todo la primera.

    Esperamos la receta, pero busca ingredientes que se puedan encontrar en España.

    Besos.

    • Qué historias tienes Aliciazambu! El amor de Alicia y Klaus fue la semilla que creció a pesar de las bombas. Bello.
      La receta tendrá ingredientes fáciles de encontrar.
      Un abrazo,

  3. Historias de amor y guerra. Cuantas parejas se habran perdido por esas fechas. Al menos disfrutaron de un breve espacio de tiempo persoiguiendo borboletas, que es como se dice en portugues mariposas. Un abrazo

  4. Bella y triste hstoria de amor. escrito con sencillez, claridad y daándole tensión, por lo que uno comolector prosigue hasta terminarla. Ay también aprendo Landas muy parecido a un localismo acahuales, tierras que fueron rapadas y que ahora solo crecen hierbas y arbustos pequeños. Pero no encontrá que significa Barboleta… un abrazo y un beso bella amiga Rub

    • rub, una historia de amor muy corriente… pero me gusta porque sobrevuela la barbarie y es la antitesís de la guerra. Aquí las landas no son tierras rapadas por la maño del hombre sino por el viento salado y las tormentas. Su vegetación está compuesta de brezo, moreras y arbustos espinosos. Concha nos ha enseñado que una mariposa se llama barboleta en portugués: me gusta, tiene una sonoridad juguetona!
      Un abrazo,

  5. Anne
    aparentemente uma história igual a muitas outras. Nesta, o que me impressiona é a vinda do filho ao enterro da mãe e o regresso dos netos ao lugar onde o avô morreu, o seu país foi derrotado e a avó foi humilhada pela procura da felicidade.
    Contudo a história seria mais forte se não houvesse um “porquê” : se não houvesse a brutalidade de um homem a promover (desculpabilizar) aquele encontro. Não é obrigatório haver sempre uma justificação…

    • xico, es verdad que lo bonito de esta historia de amor, es que ha perdurado en el tiempo a través de sus descendientes que, al volver al lugar donde todo se rompio, reparan el daño y hacen que de algún modo esta historia tenga un final feliz, muy por encima de la barbarie y de la brutalidad. En estos tiempos nuestros, tan revueltos e inciertos, me resulta reconfortante esta ímagen. He querido exponer los hechos sin emitir juicios porque deseaba ser discreta con Alice a quién he conocido.
      Un abrazo,

  6. Lástima que esta bella historia terminara así, con la dulce y tierna Alice.
    Su vida fue un continuo sufrimiento lejos de su hijo y del amor.
    Su hijo, por fortuna, fruto del amor, continuó viviendo una vida sin tristezas ni rencores… supongo.
    Un abrazo Anne.
    Yo también voto por una receta normanda.

  7. No por común deja de ser una historia emotiva. Situaciones parecidas se dieron con los amoríos de las fuerzas americanas en las tierras que iban liberando. Un abrazo

  8. Anne, te echo de menos!!! Ya perdí el hilo de las historias, normandas o no, y vengo, con aún menor frecuencia que tú por acá, aunque siempre te diviso a través de las persianas del Escritorio…. Pregunta tonta: ¿Boris es un bisnieto de Alice?

    A NADIE en su sano juicio (o no) se le ocurriría pilotar un avión sin saber cómo. La gente sabe que su vida estaría no en peligro, sino que la perdería con toda seguridad. Sin embargo, todos los días del mundo la gente escoge pareja, se comporomete y se casa, sin saber cómo…. también ponen su vida y muchas otras en peligro o acaban con ella, un poco más lentamente, es cierto, pero lo hacen. Lo saben en el fondo, pero igual lo hacen… eso es lo que a mí me parece triste.

    • Querida M, yo también te hecho de menos. Y cierto es que frecuento poco mi blog y los blogs amigos porque estoy de vacaciones, relativas… estamos quince familiares viviendo en casa más los que se apuntan para venir a comer o cenar! Total que no doy a basto!
      Boris es mi sobrino, hijo de mi hermana Claire. Nada que ver con Alice!
      Todos perdemos el juicio, y nos estrellamos una y otra vez, forma parte de nuestra condición humana. Es triste y hermoso.
      Un beso,

  9. Hola Anne, veo que además de seguir emocionando con las palabras ahora también lo haces con la cámara. No me olvido ni un minuto de ti y de Javier, pero me he metido en un lío que ya te contaré que me absorve todo el tiempo. En cualquier momento me pongo con lo de Normandía. Y mientras espero que el amor que llena las landas os haga respirar profundo y hondo.

    • Juanjo, Boris es mi sobrino y por lo tanto me hace mucha ilusión que me digan que sus fotos emocionan! Estudia arquitectura pero es muy brillante en todo lo que hace… o por lo menos eso me parece.
      Agradezco tu recuerdo y me alegro que estés metido en líos, que no dudo un instante estén llenos de interés. El amor que rebosa de las landas es bálsamo malva, te mando un trozito.
      Un abrazo,

  10. El plato típico de Normandía “Tripes a la mode de Caen”, lo escuché desde niño a mi abuela, su hijo desembarcó en la playa el 03 de agosto de 1944 con el 501 Regimiento de Carros de Combate (Los Sherman) 501 RCC de De Gaulle, que lideró el avance a Paris y liberó Paris(Los americanos echaron adelante a los Franceses (Muchos eran Africanos, judíos y gente de todo el mundo, un chileno tripuló el tanque Sherman Duaumont el tanque más famoso de toda la segunda guerra mundial, que aparece en la películo “Arde Paris” ver “ceux qui ont aidé le général De Gaulle”) cuando no pudieron explicarle a su opinión pública los aprox. 9000 americanos muertos en Normandía).
    La palabra “Landa” viene del Celta Land que significa tierra como Disneyland, como England, acuerdense que Normandía era inglesa hasta que la liberó Juana de Arco a dines del siglo XV ademas en toda la costa de Europa Occidental incluída la isla británica desde Gales hasta Galicia vivieron Los Celtas que a las Planicies llamaron Land, de ahí viene la palabra Landa, Landea, Lande etc.

  11. ¨Perdón el plato típico “Tripes a la Mode de Caen”, es lo que Chilenos y Peruanos llaman Guatas con Patas.
    Atte.
    Gracias.

    • Le agradezco los comentarios tan interesantes y personales sobre este episodio de la segunda guerra mundial que tocó en la diana a mi “pueblo”. En cuanto a las tripes à la mode de Caen, las comí a menudo durante mi infancia y adolescencia ya que vivía en Caen!…y las sigo comiendo durante el verano. Cuando vaya a Chile o Peru me pediré las guatas con papas.
      Gracias de nuevo,
      Anne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s