“Que me perdone Hopper”. Habitación junto al mar.

  Habitación junto al mar. Edward Hopper

Este texto se lo dedico a Ernesto con todo mi cariño.

“¿Cuándo te mueres, qué queda?” le preguntabas a tu madre.

“No lo sé muy bien” te contestaba mirándote a los ojos “puede que sólo el sonido del mar”

Te acercaba una concha marina al oído y tú, arrollado en su regazo y agarrado al iris cambiante de sus ojos, te sumergías en las profundidades de los océanos donde se percibía el rumor de las olas, y otro mucho más cercano, el del corazón de tu madre.

Ahora sabes muy bien lo que queda. Echas una mirada al cuarto de atrás. Estás tranquilo, lo dejaste bien ordenado. Los recuerdos felices, el amor, el afecto, la amistad, atesorados en un cajón y los otros, con su carga de dolor y sufrimiento, los rompiste en pedazos y los tiraste al mar que lame tu ventana. Te sonríes, tu madre tenía razón.

Miras la pared y el suelo donde el sol ha dibujado un trapecio. Te hace gracia, te gustaba columpiarte. Ahora lo haces dentro de ti, una concha de ondas brillantes que se enroscan y desenroscan al son de las olas en cuya profundidad te unes al rumor cercano de un  corazón inmenso.

43 pensamientos en ““Que me perdone Hopper”. Habitación junto al mar.

  1. El cuadro es soberbio y tu interpretación del mismo es muy bella. Se nota que has vivido ( o sigues viviendo) cerca del mar. A mí, pese a tenerlo lejos, me hipnotiza. Me gusta este párrafo: “Te acercaba una concha marina al oído y tú, arrollado en su regazo y agarrado al iris cambiante de sus ojos, te sumergías en las profundidades de los océanos donde se percibía el rumor de las olas, y otro mucho más cercano, el del corazón de tu madre.” Ahí es donde estoy tratando yo de zambullirme.

  2. Creo que cuando sepamos la respuesta a esa pregunta será demasiado tarde para ponerla en común.

    Siempre quedará el sonido del mar. Aunque no haya mar, estará en las conchas.

    Muy bonito. Saludos.

    • Alan, me gusta pensar que como parece ser la vida surgió del mar a él retornamos. Te agradezco el bonito comentario y te mando un saludo.

  3. Un cuadro, el mar, una sombra perfecta dibujada en la pintura y en el pensamiento…, todo hace que tu imaginación fluya y haga interesante la lectura, con un capítulo especial…, para pensar…
    Un beso para ti Anne

    • Carlos, a veces uno está empujado en pensar en el más alla. Me gusta imaginarmelo así…quizá por tener un apellido relacionado con el mar.
      Te mando un abrazo estimado Carlos.

  4. Bellisimas palabras para una despedida. Solo deseo que el mar las reciba para que puedan alcanzar las corrientes que ahora Ernesto habita. Un saludo

  5. Por estos lados el calor agobiante y húmedo que nos mantiene en un caldo interminable me ha tenido algo apartada de mi rutina, aunque sigo leyendo a los de siempre, me ha invadido la pereza de apretar las teclas…ayer me enteré de lo de Ernesto y se me sacudió el alma aletargada, se me revolvió, y se me sigue revolviendo de tristeza. Tus palabras son justas para Ernesto así como las de Concha…ojalá que puedan alcanzar a Ernesto “allí donde ahora habita”. Un abrazo Anne y perdón por la ausencia…espero ganarle al clima y reponerme (por suerte solo son dos meses de verano)

    • Claudia,¡disfuta de tus vacaciones! te habría dicho Ernesto y lo mismo te digo. Ernesto fue un compañero de blog estupendo. Hemos tenido suerte de conocerlo virtualmente, de leerlo, y de eso nos tenemos que alegrar. Un abrazote!

  6. Que bueno Anne. Varias veces comencé a dejar un comentario de despedida en el blog de Ernesto y lo borré. No sé bien que poner. Vos encontraste una forma muy alegre y sentida de hacerlo. Un corazón inmenso, y mucha paz parecen rodear a Ernesto, y así comienzo a verlo desde este momento. Me gustó mucho, y me hizo bien leer tus palabras.
    Abrazo

    • Vi, si te consuela estaba tan consternada, que yo tampoco sabía que decir. Como estoy escribiendo una serie de relatos sobre Hopper y me inpiro en su obra, me acordé que a Ernesto le encantaba Hopper. Al mirar sus cuadros me pareció que “La habitación junto al mar” le hubiese gustado. El texto me salió solo. No sabes que alegría me das al decirme que te hizo bien leerlo.
      Un abrazo,

  7. Tu relato, me ha recordado este otro.
    “Quedan de la vida, si algo queda, las hojas muertas, unas pocas imagenes amarillentas,……, tal paseo al atardecer en una playa,…….un abrazo, dos o tres adioses, la vaga memoria de unos pocos libros, bagatelas , pavesas, nada,………todo lo que parece insignificante. Eso que los poetas llaman verdad, no siempre con minúscula. ”
    Otra vez me encuentro con Hopper y tu relato con el que me identifico, dos veces en el mismo día.

    • Pilar no sabes cuanto me reconforta lo que escribes, estoy de acuerdo contigo, (debemos de estar en sintonía), lo que a primera vista puede parecer insignificante es el tejido que sostiene nuestra vida, nuestra verdad intrínseca.
      un abrazo,

  8. ¿ Qué es lo que realmente queda ?
    Quizás quede todo, aunque parezca nada.

    Ernesto no se fue del todo, ya que sus palabras (su alma, en vida) han quedado plenamente repartidas entre todos quienes le querían, le queríamos. Y quienes, compartimos sus vivencias.

    La elegancia fue la tarjeta de su bondad.
    Cuando el mar lo tenga.

    Gracias por este bello recordatorio.

    • Gracias a ti Toni. De Ernesto, para los que no los conocimos personalmente, nos quedan sus palabras, para los que lo conocisteis personalmente sus palabras y todo lo demás, que sin duda, es mucho. En cuanto a su bondad se notaba hasta en sus comentarios, nos animaba y nos aconsejaba sin fallar nunca y de forma desinteresada.
      Ha sido un placer para mí escribir este recordatorio para mi amigo Ernesto.

  9. No seguía el blog de Ernesto. He entrado por primera vez en él esta noche, después de haber leído tu hermosa despedida, Anne. Me cuesta emocionarme, sobre todo por lo que me resulta lejano, pero hoy tu poema de amor al amigo bloguero con el que jamás hablaste, con el que nunca te encontraste, ha llegado a lo más profundo de mi ser y sí, me ha amocionado. Un rayo de luz puede aparecer en cualquier momento, del día o de la noche, porque esa luz la llevamos dentro.
    Te lo quiero agradecer sinceramente, Anne, mientras lamento no haber seguido el blog del amigo desconocido que se fue, pero dejó mucho: lo mejor de él, como dices, no lo echó al mar.
    Preciosa la pintura de Hopper, un puerta abierta a la eternidad, que se extiende más allá del horizonte marino que se vislumbra al fondo. Preciosa…

    • Albert, hermoso comentario el tuyo. Me llega hondo haberte emocionado. Conocía a Ernesto a través de su blog, de su escritura y aunque haya gente muy dubitativa al respeto, la escritura une mucho y a través de ella puedes apreciar una persona y cogerle afecto que es lo que me pasó con Ernesto, me pasa con otros bloguer@s y contigo, querido Albert.
      La pintura de Hopper es abierta, intenté escribir un texto abierto para que esta despedida fuera tan abierta como unos brazos abiertos.
      Un abrazo,

    • Ericka, la eterna pregunta. La respuesta no tiene porque ser desgarradora para él que se ha ido, aunque lo sea siempre para sus seres más próximos.
      Un abrazo,

  10. Hermoso, bello texto para recordar a nuestro querido vecino. Apenas tengo palabras para expresar la conmoción que me ha causado la pérdida de nuestro querido amigo.
    Un fuerte abrazo, querida Anne.

  11. No sé ni qué decir, querida. Ernesto…. ¿el del avatar de la pluma dorada? 😦 Es uno de los textos más hermosos que te he leído, Anne. Precioso de verdad. Es una mezcla extraña esta de shock con tristeza y admiración por la belleza.

    • M, que bonito, Ernesto, el de la pluma de oro. Es bonito recordarlo así. En cuanto al texto me salió solo, igual me lo dictaba la pluma de oro.

  12. Quedamos nosotros, es la respuesta.

    Como a menudo nos descuidamos, usualmente perdemos, con el cuerpo, la libreta de contactos y tenemos que comenzar desde cero… Pero seguimos siendo lo mismo que siempre hemos sido. Una y otra y otra y otra vez.

    Un beso para ti, colega querida.

    • M, querida colega, me gusta tu respuesta sencilla y rotunda. Quedamos nosotros, una y otra vez, como el sonido de las olas. Un beso,

  13. me escanta este cuadro de Hopper.
    me gustaría abrir la puerta de mi azotea y encontrarme unas escalerillas lamidas por el agua rizada…

    seguiré soñando!!!

    • tara, es un cuadro de Hopper lleno de paz y serenidad. En efecto debe de ser una maravilla abrir la puerta y que el mar lama las escaleras. Hay que soñar!

  14. Entré en este blogg buscando relatos cortos sobre el mar, mi pasión. Me he llevado una gran sorpresa.Ha sido más que un relato lo que me he encontrado. Bellisimo rosario de olas para despedir a un amigo. Sublime, os felicito.

    • Muchas gracias Carmen. Me emociona su comentario.Es una despedida sentida a un ser que apreciaba.
      Un cordial saludo,
      Anne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s