“Que me perdone Hopper”. Long is the time.

Door. Edward Hopper.

 ¡Baja los  escalones! ¡Franquea la puerta! Olvida el encierro, el olor a naftalina, el tiempo parado, las agujas que avanzan, el sonido del carillón ¡Deja de esperar!  ¿Nunca se te ocurrió que el color turquesa  pueda esconder una planicie de barro? No sigas oteando un horizonte que no va más allá de la punta de tus zapatos por pisotearlo cada día.

La puerta está abierta, ¿te asusta el olor a humus, a vegetación que vive, muere y renace?  ¿Prefieres ahogarte en las raíces de un vacío que lo traga todo? No eres más que una ninfea de alcantarilla. Alcantarilla aséptica, te lo concedo, tus pétalos quemados apestan a desinfectante.

Ya sé lo cansada que estás  de bajar escaleras subterráneas,  te marea su giro, te asquea el contacto de las  larvas pegadas al muro. El muro de un pozo. En el fondo de su oscuridad te esperan un par de ojos de gelatina blanca. Tiemblas de miedo, el corazón  topa contra la piedra, ding—-dong—– ding—-dong—-, campanadas sordas de tu propio  funeral.

Haz me caso ¡arranca los clavos,  abre la tapa a puñetazos, sal a la luz y mézclate con los otros!

¿Qué luz, qué otros?

22 pensamientos en ““Que me perdone Hopper”. Long is the time.

  1. Estás perdonada.
    Los textos te liberan de todo mal, te encumbran y te merecen, son realmente nubes de palabras flotando en entre el monitor y mis ojos. Palabras perfectas, adecuadas e ingrávidas. Palabras de Anne.

    Abraçada

    Moi

    • Edu, es verdad que la escritura al igual que otras artes son una potenta arma de liberación. En cuanto a las palabras pueden proporcionar grandes alegrías, como las tuyas me las están proporcionando a mí en este momento.
      Me alivivia ser perdonada.
      Un abrazo,

  2. Anne, intriga, misterio. “Los otros”. ¿Pertenecen a un mundo real? ¿Quizás esa es la pregunta? ¿Cuál es la verdad?
    Un relato para pensar…, te felicito por la pintura elegida…, el relato muy “Bueno”
    Abrazos
    C.
    PD: Los otros días tome una foto quizás parecida a la pintura.

    • Carlos, ” Buenas gracias” o lo que es lo mismo , gracias de corazón. Elegí este cuadro de Hopper por su falta de horizonte que encontraba agobiante. A ver si cuelgas la foto en tu blog!
      Un abrazo,

  3. Guau… Que fantastico. Ese cadaver que pugna por salir a la vida… y juntarse con los otros… que otros. Me vuelves a impresionar con tu don de la palabra. me encanta esta serie de relatos basados en Hopper. Cuantas cosas que sugiere. Que imaginación… Un saludo

    • Concha en realidad deseaba sugerir un muerto en vida, no un cadaver, aunque quizá no haya mucha diferencia. Te agradezco el comentario y te mando un saludo.

  4. Anne, gracias a ti por tus palabras, ahora yo no deseo ofender a Mr. Hopper por la fotografía que subí a tu pedido a mi blog…, como te decía “quizás” …, se llama Quietud…
    Abrazos
    C.

    • C, me he pasado por tu blog para ver la foto antes de contestarte y no creo que se hubiese sentido ofendido en absoluto, expresa lo mismo de otra manera.
      Un abrazo,

  5. Da miedo atravesar la puerta y da miedo contestar a tu última pregunta. Este cuadro incita a quedarse dentro y tus palabras hieren como las verdades que uno no quiere escuchar.
    La tentación es no salir y cerrar la puerta.

    • jusamawi, elegí el cuadro por la masa verde que impide salir, me pareció muy amenazante. El quedarse dentro representa otro tipo de amenaza más íntima, la de hacerse demasiadas preguntas que tampoco tienen salida.
      Un abrazo,

  6. Un texto fuerte que describe un corazón que late para si mismo. Corazón cobarde que no se atreve a iniciar la búsqueda de una salida. Freses de gran impacto pero que no pierden el enramaje poético… fuerte y bello. Como una quinta sinfonía… un abrazote Rub

    • rub, un corazón cobarde que no se atreve a salir porque lo de fuera lo resiente como una amenaza. Nos pasa a muchos en muchos momentos, no te parece? Un bello comentario, rub, que te agradezco desde el fondo de mi corazón cobarde.
      Abrazote pués.

    • Gracias micromios, lo bueno del arte es que vibra en nosotros de tal manera que desata narraciones diferentes en cada ser humano.
      Un saludo,

  7. Uma porta de luz, uma porta de esperança. Uma saída da noite para uma entrada noutra noite sem esperança. Para quem aceita o sem sentido da vida acreditar que há uma porta de luz, pode já ser uma razão para continuar na procura de um céu azul inatingivel.

    • xico, siempre me impactó la pintura de Hopper por la soledad que desprende así como por su falta de horizonte por muchas puertas que haya. El azul suele ser plano y duro, la vegetación amenazante. Es lo que resiento.

  8. De todos los textos que he leído tuyos, éste es de los que más me ha impactado. Tanto el comienzo como el final del mismo sorprenden y eso en unas pocas líneas es complicado de conseguir. El cuadro, además, es maravilloso.

    • Zambullida, el cuadro puede parecer sosegado pero a mí personalmente me resulta muy inquietante por no decir angustioso y esta angustia es la que he intentado escribir. Gracias.

  9. El ángulo parece recrear la mirada subjetiva de alguien en lo alto de la escalera. Se respira inquietud. Tu texto levanta la piel del cuadro para mostrarnos el destello de ese horror oculto que anida en la geometría gótica de las casas de Hopper. ¿Hay algo que repta bajo las viejas maderas que conforman tan singular arquitectura? ¿ Son los ojos de Norman Bates o su mirada enquistada en las cuencas huecas del cadaver materno aquello que nos conduce hasta la puerta? ¿Es el destello de una esperanza, esa puerta abierta, de un inminente nacimiento, o la constatación de una impotencia , el augurio de una cárcel? La mayoria de las cosas no están fisicamente en lienzo, pero tu escritura alucinada las percibe, las rastrea y las comunica con puntería literaria, y consigue pergueñar una efímera aunque elocuente y expresiva pincelada que conforma un claroscuro orgánico, novedoso y desasosegante en el epicentro mismo de la obra aquí convocada. Una pincelada y un claroscuro, querida Anne, que inspira de veras.

    • Salva, tu comentario me tiene conmocionada.
      Sí, hay algo que repta en el cuadro sin duda alguna. Una mirada enquistada bajo la alfombra verde que se prolonga en la vegetación de afuera. Para mi, muro, puerta cerrada, renuncia, desasosiego. Esto es lo que percibo y resiento. De hecho la esencia de Norman Bates está presente en muchas casas, calles y paisajes de Hopper.
      Una anecdota que igual te hace gracia: sabes que para conseguir ver la escena de la ducha, tuve que apagar el sonido? Y de eso no hace mucho. Cuando pienso en esta escena me da escalofrios. Ahora mismo.
      Salva, no sabes cuanto te agradezco el comentario, has dado en la diana de mi pensamiento, nada intelectual pero sí intuitivo.

    • tara, es complicado hacer volver los personajes de Hopper a su propia vida porque a mí siempre me ha parecido que le eran ajenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s