Solsticio de verano. Leyendas normandas.

Olafur Eliasson – The Weather Project

Erik lanza las redes a la mar desde la popa de su barco de pesca. Su mente vagabundea entre nubes rosas deshilachadas y campos de cielo azul violeta. Tiene treinta años, la  sal y el frio han labrado surcos en la piel de su cara rojiza. Una cola de caballo recoge su melena rubia. Piensa en Ila, su amor de niño, de adolescente y de hombre. Dada a la fuga en Paris, perdida para siempre.

 Se lo comunicó pausadamente, el verano pasado, tumbada a su lado encima de una roca de granito plana y tibia, después de haber nadado  de una forma tan sincronizada que a Erik siempre se le había antojado que formaban parte de una nueve especie acuática y hermafrodita. Con voz clara de maestra, le explicó una resta evidente: 2-1=1. Al lado de su boca, una gota de agua salada se había quedado anclada sobre un poro  convirtiendo el agujero minúsculo en una falla sin fondo. Erik, buzo experto, supo  que las matemáticas no eran lo suyo.

Una  mujer de rasgos felinos y cola de pez ondula en la estela del barco. Canturrea unas onomatopeyas  harmoniosas y tristes. Erik atado a la sombra de Ila, vibrante de velas negras, no repara en ella. La melena pelirroja de la muchacha convertida en sirena,  por bañarse desnuda a la luz de la luna, se enreda en las redes grises.

El barco costea el cabo de la Hague. Hadas diminutas duermen en cuevas escarbadas en la roca bajo la embestida de las olas. Unas millas más lejos, el mar ha dejado desnuda una bahía inmensa de arenas blancas y movedizas. Vuelve al asalto para cubrirla al ritmo desbocado de una horda de caballos salvajes. El sol,  globo de fuego tiñe de rojo la arena brillante. Dragones, hidras y reptiles bailan endiablados al son de los cascos cada vez más cercanos. Almas de niños muertos, convertidos en animalitos de una blancura cegadora, juegan bajo el sol creyéndolo luna.

 En medio de la bahía aparece el Mont Saint Michel humeante de bruma. Las llamas del sol en su ocaso lamen las torrecillas, las gárgolas y los encajes de piedra de la abadía, prendiendo una colosal y delicada hoguera de San Juan.

38 pensamientos en “Solsticio de verano. Leyendas normandas.

  1. Une dédicace très agréable pour les marins, ceux qui quittent matin à la recherche de la vie quotidienne, de jour en jour, de décrire les paysages que vous voyez sur votre stylo comme le vôtre que characteristc
    poésie unique et les salutations d’un fan premier baiser
    vous remplissez

    • Sansballes, un récit de légendes qui ont baigné mon enfance, légendes de mer et de marins. Cela me fait plaisir que vous les ayez aimées.
      Cordiales salutations cher sansballes.

  2. Una historia belíisima de otros tiempos narrada con las palabras escogida por una maestra de las letras. me alegra que publiques este relato y lo transformes en un tesoro a encontrar por algún marino normando. Un saludo, sirena.

    • Concha, no sabes las veces que he levantado piedras pensando encontrar un tesoro. Nunca lo encontré, un poco como el rayo verde que, a pesar de haber contemplado miles de puestas de sol, jamás he conseguido ver. Lo seguiré intentando. De momento he encontrado tus palabras en mi blog y estoy la mar de contenta!
      Un saludo de una sirena que se marea encima de un pontón.

  3. Bellísimo Anne. Lleno de magia y amor. Lleno de las cosas que se creen sólo una vez, amparadas por el mar y el atardecer del verano. Te envidio desde esta parte del planeta, donde llueve copiosamente, lavando constante todo recuerdo de un tiempo más soleado.
    Un abrazoy gracias por el momento

    • chrieseli, cuando sea el equinoxio de verano en tu tierra, deberías de escribir un texto sobre este día tan largo, para los que, en este momento, estaremos rodeados de noche y aportarnos así un poquito de luz. Gracias por el cumplido.
      Un abrazo soleado,

  4. Estas entrada sí que es bella, bella, bellísima, Anne. Es una auténtica maravilla. Una leyenda de marineros narrada con una exqusitez que me ha emocionando mucho. Me he sentido “Erik atado a la sombra de Ila” o esa muchacha “convertida en sirena por bañarse a la luz de la luna”, mi eterna alma de niña ha bailado “bajo el sol creyéndolo luna”, contemplando la imagen de los encajes de Mont Saint Michel prendidos por el sol como una “delicada hoguera de San Juan”.
    Leerte en temas tan lindos es como tocar la piedra, oler la sal del mar, arder con el sol, dejarse llevar por el embrujo mágico de la luna.
    Regreso seguro para leer esta preciosa leyenda de nuevo. Un emocionado abrazo.

    PD Preciosa fotografía de Eliasson al que no conozco pero sobre el busco trabajos en cuanto pueda.

    • Letras, todas vosotras sí que soís unas amigas blogueras bellíssimas. Me reconforta leer vuestros comentarios, hoy me estaís pagando en oro y piedras preciosas y como tengo alma de niña estoy contemplando mi tesoro con ojos como platos! Me teneís emocionada.
      PS: Creo recordar que Eliasson es Danés. Hace instalaciones maravillosas, tuve la suerte de ver esta en la Tate Modern. Me marcó. En Google puedes encontrar muchas cosas sobre su obra.
      Un emocionado y cruzado abrazo. Bretona!

  5. Lo leí dos veces. No solo tiene belleza tu relato…se me antoja como esos cuentos infantiles transformados para adultos que los disfrutan y saborean como niños. Como un permiso para sentirse niño ilusionado otra vez. Mucho talento hay que tener para esto: para captar la belleza y pintarla con palabras. Mi querida Anne, creo que sos como una esponja de belleza y afortunadamente, cada tanto te estrujás un poco, para derramar esa belleza que absorbés y compartirla con nosotros. Un abrazo fuerte.

    • Sabes Claudia, siempre me resistí a perder mi mirada de niña y creo que a pesar de los vientos y mareas que han atravesado mi vida, lo he conseguido. Me ha quedado de lo más cursí, pero creo que es así y estoy muy orgullosa de ello. En cuanto a lo de ser esponja, natural, por supuesto, me encanta la idea. De hecho de existir la reencarnación me pediría ser esponja, por el color, la textura, la manera de moverse bajo el mar…
      Abrazos,

  6. Sin duda, un relato mágico que sucede en una noche mágica. Donde los que ya no están, por la razón que sea, parecen estar un poco más cerca de nuevo.

    Ta evocador como siempre Anne, felicidades.

    Un saludo.

    • Pilar, una noche mágica en todas partes. En mi pueblo este día, a las once de la noche todavía hay luz. Gracias.
      Un saludo,

  7. Muy muy poético. Las imágenes y las texturas se suceden velozmente, y en la enésima relectura descubro que Erik no está solo. Me he enamorado de Ila. Saludos!

    • Aie Blopas! va a resultar que todos los seres humanos somos iguales, nos enamoramos del amor imposible, aquel que el día a día no marchita. Y todavía dicen que el romanticismo ha muerto, que risa!
      Un saludo!

  8. Como en todo, no hay cosa más deleznable que un ex fumador, un ex comunista, un ex romántico…. nadie quiere tenerlos cerca, son insufribles con sus críticas!

    Precioso, precioso, precioso.

    Merveilleux! (literalmente.)

    Ando corriendo, pero no pude resistir pasar por tu casa, por obvias razones. Me encanta que otros celebren cosas que yo no pude celebrar. El trabajo me comió en pedacitos y la tradición de mi país es la noche del día 21. En fin. Lo que más queda son veranos. Un abrazo, querida.

    • M, desde luego, todos los ex de lo que sea, suelen resultar insufribles en su discurso cuando tratan de lo que han perdido. Amargura y desilusión, en todo caso una pócima recalentada que sabe fatal. Me siento honrada por el comentario y, aunque no tiene gracia, me hizo gracia la expresión: el trabajo me comió a pedacitos. Muy gráfica, digna de patentar.
      Un abrazo a un montón de pedazitos de lo más aparente…y pensante.

  9. me transportaste a un lugar cálido y salado, con el sonido del mar de fondo. con los pies frios por el invierno recien llegado, te lo agradezco.
    salut,

    • g, Normandía no es precisamente un lugar cálido, tiene un clima muy inglés! Pero cuando hace bueno, es un paraiso. Como podrás comprobar, soy un pelín chauvinista.
      Un saludo,

  10. Evidentemente eres flor de verano, los pétalos de tus letras así lo suscriben, el brote de las primaveras atemporales siempre abriéndose en, éste, tu mundo de alquimia literaria.

    No sé. Últimamente es lo que más digo. No sé.

    Ton hami de tutlavi

    • Querido Edu, soy más bien flor de otoño. No me importa, me encantan los crisantemos! A pesar de ello intento ver el mundo con mirada de niña, miope con astigmatismo, pero de niña. Todos los días, en lo que más pienso, en lo que más me esfuerzo, es en intentar no perderla. A pesar de todo.
      Como soy tu profe de francés te tengo que avisar que has escrito la frase final de manera totalmente fonética, pero queda tan bonita escrita así, que al diablo la ortografía!
      ton hamie de tutlavi

  11. ¿Que puedo decir después de tantos comentarios Anne? Pues que me quedo con cosas tan hermosas como “Al lado de su boca, una gota de agua salada se había quedado anclada en un poro convirtiendo el agujero minúsculo en una falla sin fondo.
    Bello.

    • piper, es que después de bañarse quedan tan bonitas unas gotas de agua sobre la piel, unas lupas sobre los poros, transformando agujeros pequeñitos en mundos infinitos. Suena a chifladura pero me llamo la atención desde pequeña. Gracias.

  12. Qué hermoso texto Anne, me ha hecho viajar lejos hasta encontrar un ser extraño que me ha susurrado palabras extrañas y que sin embargo entendí.
    Casualidades, ayer estuve viendo cuadros de Axél Waldemar Gallen, pintor finlandés, de baladas y mitos nórdicos.
    Salut

    • micro, te agradecezco el hermoso comentario y creo que los pueblos que viven en la oscuridad la mitad del año celebran el solsticio de verano con fervor, fervor reflejado en sus pinturas, baladas y mitos con especial intensidad.
      Un saludo,

  13. Nuevamente atrapado por la musicalidad que se desprende de las palabras de tu prosa poética; hoy recreando una leyenda normanda, o mejor habría que decir enriqueciendo, que nos hace viajar por el tiempo y el espacio.

    Creo que me he convertido en Anneadicto, pero es un placer.

    Besos.

    • Ernesto, que bonito lo de viajar por el tiempo y el espacio, me pasa lo mismo cuando paseo por tu blog y los blogs amigos. Y después dicen que es caro viajar!
      Un abrazo de una Ernestoadicta,

  14. Anne, he notado tanto en este, como en el escrito anterior, un estilo bastante cambiado y quizá sea sólo mi impresión.
    Y para serte bien sincero, esta nueva tónica que he notado, esta.. mm llamémosle, musicalidad, y ese tinte tan dulce, muy personalmente, no me gusta del todo.
    Sin embargo es muy bueno, eso no lo discuto, pero ahí viene la cosa de los gustos.
    Espero no te incomode mi comentario.
    Un saludo.

    • David, es cierto que mis últimos textos son más musicales y dulces, soy consciente que este tipo de escritura no se “lleva” nada, pero la verdad es que me da igual. Con el verano me sale a flote mi lado dulce y romántico, que existe y reinvindico porque es una faceta de mi personalidad, faceta que no pienso esconder.
      Y por supuesto, querido David, tu comentario no me incomoda en absoluto. Por tu escritura, tus comentarios, sé que este tipo de escritura no encaja en tus gustos. Te agradezco la sinceridad.
      Un cordial saludo,

  15. El hombre acostumbra, como Ulises, escuchar el canto de las sirenas. Por ello Erik sucumbe a su sirena. Todos somos Erik, al menos así lo entiendo. Algunos buscan su sirena, otros la guardan celosos para si. saludos

    • Minicarver, me ha gustado tu reflexión. Todos somos EriK… o EriKa y sucumbimos al canto de nuestra sirena, ¡no sé porque no existe el equvalente masculino!, lo que tiene mérito es saber conservarl@.
      Saludos,

  16. No estoy de acuerdo con la opinión de David. Al contrario, creo que esa tendencia a la prosa poética (se lleve o no, ¡qué importa eso!) imprime una belleza especial a tus textos que yo, al menos, aprecio mucho.
    Es un cuento bellísimo, que me confirma una vez más que la mayoría de los franceses no sois latinos, sino germánicos de pura cepa, más próximos al mundo anglosajón y nórdico que al mediterráneo. Al menos los que procedéis del norte. Mientras leía tu texto me han acudido a la cabeza las eddas islandesas, la mitología escandinava: ese pescador normando hubiera podido ser muy bien un pescador vikingo.
    Además (¡fíjate qué casualidad!), Olafur Eliasson nació en Dinamarca, pero sus padres eran (o son, porque aún es joven) islandeses. El nombre me lo ha hecho sospechar, y lo he comprobado.
    Como buen conocedor y amante del norte, me ha entusiasmado esa leyenda entre brumas marinas, que sabe a los paisajes que tanto me gustan.
    ¡Mi enhorabuena!

    • Albert, como siempre un comentario muy ilustrado. Me encanta! El Cotentin, la región de Normandia a la que me refiero, tierra de mis ancestros fue colonizada por los vikingos. Las leyendas a las que me refiero en el cuento son verídicas y se parecen mucho a las escandinavas. Me encanta Olafur Eliasson, elegí su montaje para ilustrar el cuento, porque me parece fascinante y porque Olafur es danés. No sabía que sus padres fuesen islandeses, me gusta el dato.
      Gracias y un saludo, apreciado transeunte del norte.

  17. Me gusta cada frase, aunque el cuento en conjunto me ha confundido a veces. Debe ser que estoy espeso.

    Muy buena la vuelta de tuerca con el 2-1=1. Me ha hecho gracia, siempre se hace alusión a sumar dos personas para el amor, relaciones, etc. Aunque como dice Sabina, dos no es igual que uno mas uno 😉

    Y para mi el último párrafo es brutal. Una entrada solo con él me hubiera gustado igual. Además estuve hace un año en Mnt S. Michelle y no es que seas chauvinista Anne, es que es un sitio único, y creo haber visto unos cuantos.

    • Charradetas, te agradezco el comentario y siento que te hayas perdido en estos lugares de arenas movedizas que se tragan a un hombre en un momento! Y sí, el Mont Saint Michel es precioso, menos en verano donde desaparece bajo masas de gente.

  18. Anne, me tardé bastante en retomar las visitas pero aquí estoy, y me alegra. Me gustó mucho, mejor dicho me gusta mucho el ánimo con el que abordas cualquier tema y lo trabajas hasta encontrarle un ritmo propio. En este caso una buena descripción en la que cada oración es una construcción autónoma que enriquece el resultado total.
    Buena suerte y más que suerte!

    • MX, tú pasa aquí cuando quieras, no faltaría más! Te agradece el comentario una que está de vacaciones en plan vago!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s