Soñando bajo la nieve en el Mont Saint Michel.

 

 

El alba de los paisajes. Jean Kiras

El alba de los paisajes. Jean Kiras.

Una silueta clara se desliza fuera del claustro de la abadía benedictina. Una espesa capa de nieve cubre los escalones de granito desgastados por pisadas seculares. El viento helado y salado levanta la capa blanca, se cuela entre la tela y el  cuerpo esbelto. Los senos desnudos y tersos se vuelven nacarados a la luz de la luna. Las pisadas no crujen sobre los destellos de hielo. La silueta baja, serpenteante e ingrávida, la calle medieval huyendo de la mezquindad asfixiante de las criptas, de la podredumbre de los arcos donde aletean murciélagos ciegos.

La sombra luminosa se detiene y se apoya contra un murete brillante de escarcha. Mira fijamente un movimiento indefinible; harapos de nubes primitivos y salvajes, ondulaciones negras de olas lejanas, superficies translucidas de arena, reflejos cincelados. En una distancia infinita de vapores azul noche adivina los pasos de un peregrino. Lejanos, los percibe amortiguados por el musgo de los prados. Ansiados, los oye salpicados de salitre. Cercanos, retumban sonoros sobre los adoquines. Los recuerdos agazapados suben a ritmo de marea enloquecida.

 La nieve vuelve a caer en remolinos densos sepultando la capa bajo un manto espeso. La cara transparente, se gira, otea la calle vacía, alza la vista hasta la flecha desmesurada del arcángel, dirige el silencio mortal de su mirada hacia el mar desnudo relamiendo la muralla. Detiene la avanzada de las olas y, de nuevo, se arroja al abismo.

21 pensamientos en “Soñando bajo la nieve en el Mont Saint Michel.

    • chieseli, te agradezco el comentario. Deseaba que el escrito diera una sensación de misterio y de frío…el que tengo ahora al volver de la calle!
      Un abrazo

  1. Pero ¡qué bien escribes, Anne! Me admira que una francesa como tú tenga este dominio de la lengua literaria castellana: bravo ! J’enlève mon chapeau !
    Además, esa imagen tan bella del Mont Saint Michel (del que yo tengo el recuerdo de un día caluroso de agosto), envuelto en ese azul noche mientras se cubre de nieve (como está ocurriendo precisamente estos días)… Sencillamente maravilloso. Esta noche tendré bellos sueños después de haber leído esto, estoy seguro.
    Un abrazo.

    • Albert, me honra tu comentario, mais surtout n´enlèves pas ton chapeau, il fait beaucoup trop froid!
      Si consigo borrar de tu recuerdo un Mont Saint Michel atiborrado de gente y de souvenirs y reemplazarlo por otro, el invernal, el de las mareas vivas, azulado de misterio y brumoso de leyendas, me voy a dormir muy feliz.

    • Concha, por lo que me han contado, lo que está bello de verdad es el Mont Saint Michel, nevado y sin aglomeraciones de gente.
      Un abrazo

  2. Anne me sugieren tantas imágenes tu texto, la dama del frío, el monte nevado, el mar … que puedo fantasear un buen rato.
    PD: No he tenido la suerte de ver el Mont Saint Michel nevado, siempre he estado en verano por lo que en mi imaginación lo veo a través de tu relato.
    Salut

    • micromios, si mi texto te hace fantasear a tí que das voz a las cosas inanimadas, me doy por satisfecha.
      Un saludo cariñoso.

  3. Supremo. Te superas con la narrativa, con cada plumazo avanzas un poquito más. Este año será tu año; ya lo veras.

    Números Primos 11 13 17 19 y amigos.

    • Gracias Eduard, eres un encanto. Al escribir hago lo mismo que haces tú y nuestros amigos blogueros: esforzarme e intentar dar lo mejor de mí misma, así que en todo caso este año será nuestro año.
      Una compañera de fatigas.

  4. O teu texto mais dificil de apreender para quem não domina o castelhano.Assim, não adjectivo(ser simpatico para ser simpatico não vale a pena). Com a pratica um dia lá chegarei-
    O Mont . Michel conheci-o com chuva, vento, frio e nevoeiro mas sem neve. Imagina-se o cenário. A “praga” são os turistas e o comercio para os mesmos. Semprún nas suas memórias diz ter pedido, quando Ministro da Cultura, para visitar o Museu do Prado a uma segunda.feira (lunes). Como o compreendi e em quantas ocasiões gostaria de ter tido esse previlégio…

    • Xico, a mí también me gustaría tener el privilegio de poder visitar monumentos y museos, sola, en silencio. Creo que es un sueño que compartimos todos los que amamos el arte y frecuentamos sus lugares de culto. Me fue otorgado este privilegio en el Mont Saint Michel, en invierno, cuando era niña…todavía vivo la magia de un instante que nunca termina.

  5. Anne. No te disgustes pero es que iba a hacer un sentido comentario sobre este bellísimo texto ¡pero me he encontrado con Eduard! Seguro que si te digo que estoy sonriendo como una boba me crees ¿Cómo se puede apreciar tanto a alguien? Como me conoces mejor que mi madre ¡qué bonito vivir de la imagen de un instante que no termina! Escribes apabullantemente bien. Ya me tienes además en Google investigando sobre Jean Kiras. Besos.

    • letras, da gusto encontarse con Eduard al que aprecio tanto como tú… es un ser muy noble y hay pocos como él. Tu madre te conoce mejor de lo que tú te piensas, te lo digo por experiencia doble, he tenido madre, (aunque pensaba que no me conocía-entendía, al final de su vida me demostró que estaba totalmente equivocada), y tengo cuatro hijos creciditos que sinceramente creo conocer bastante bien aunque ellos no se lo crean, cosas de madres e hijos!
      Jean Kiras tiene algunos cuadros muy buenos y otros no tanto, pero me gusta mucho. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s