Un viaje en ascensor en Principe de Vergara número 53.

Abelardo Morell

Abelardo Morell

Marta observa la silueta negra de la clínica del Rosario perfilándose sobre la noche alumbrada de farolas. Ve un grupo piramidal subiendo los escalones. Su espalda se encoge. Siente el temblor expandido. Marta oye el eco de las voces de dos hombres vestidos de blanco acompañando a la comitiva hacía un ascensor de acero brillante. Dentro del espacio, frío y azul, uno de ellos pulsa un botón fluorescente con mano forrada de látex. Se cierran las puertas en un movimiento deslizante y sordo con olor a caucho. Marta ve, emergiendo de una melena enmarañada, los ojos entumecidos, perdidos en el pulido del acero, de una mujer. Joven, en un recoveco muy lejano de la memoria. Dos críos, sacudidos por los sollozos, se agarran a sus piernas. La niña que los mira, apoyada contra la pared de enfrente, invade las pupilas dilatadas de Marta. Tirita con violencia. Marta cierra la ventana por donde se cuela el aire frio de la madrugada. La niña tiene la mirada pegada al suelo de color granito. Las dos ven, al alimón, un pelo brillante y negro surcando la losa. La pequeña se agacha para recogerlo. Al hacerlo, el ascensor se para en una sacudida brusca. El cuerpo infantil cae de bruces aplastando el pelo con la palma de la mano. La niña lo husmea, lo identifica y lo enreda en el dedo anular. La puerta se desliza de nuevo. La luz rectangular del montacamillas alumbra otra puerta de metal de doble vertiente. Al incorporarse, su mirada tropieza con la palabra, morgue, y la de Marta, con una foto. La de su padre. Una cara de hombre joven asomada a la ventanilla de un flamante deportivo.

La instantánea cobra vida entre las manos temblorosas de Marta. El motor del coche trepida de nuevo a ritmo de párkinson, listo para una nueva salida.

9 pensamientos en “Un viaje en ascensor en Principe de Vergara número 53.

    • Micromios, no te parece que la memoria es a menudo una trampa, cuando no una bomba de relojería elaboradas por nuestro propio cerebro?Simple suposición.
      Un saludo cariñoso.

  1. El motor del coche trepida de nuevo a ritmo de párkinson ¿Qué decir al respecto? Últimamente tus textos sobrellevan una carga tan pesada de emociones que me dejas sin palabras.
    Sin las mismas palabras con que lees entre líneas los relatos de algunos compañeros.
    En resumen, me dejas mudo y aturdido.

    Saludos al hombro biónico.

    • Edu, como no quiero dejarte ni mudo ni aturdido, voy a ver si soy capaz de cambiar de registro en los próximo relatos.
      El hombro, suplantación de identidad temporal, te manda un abrazo.

  2. No sé que pasa que últimamente que todos mis comentarios se pierden.
    Repetimos:
    Tus dos últimos cuentos me encantan, me parecen muy intensos.
    Me gusta ese tratamiento de los niños y los ancianos, tan distantes y a la vez el principio y el fin de una misma cosa.
    Y el resto del comentario en el cuento anterior…

    • Niña y anciana unidas, en este caso muy mal unidas!, por el hilo de la memoria.
      PS: Mea culpa con lo de los comentarios perdidos. Al querer reeditar por arreglar un fallo, se me fueron todos!

  3. Esta historia ha tenido para mí una suerte de diálogo de símbolos v/s sensaciones. Me atrapó totalmente su trama y me he quedado con la pregunta, tal vez tonta, ¿qué sigue después?.
    Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s