La Plaza de las Ventas desde el patio de cuadrillas

painting46[1]

Painting. Francis Bacon

Sacudida por el portazo, la ventana mal cerrada se entreabre. El aire del campo salmantino infla las cortinas de terciopelo granate medio descolgadas, desgarradas en las empuñaduras. El cristal tiene un estallido en forma de telaraña. En el epicentro, donde se concentra la fuerza del golpe, un toro de lidia pasta pulverizado en fragmentos puntiagudos.

El suelo de la habitación, de terrazo rojo, tiene manchas de barro. Unas pisadas giran en círculos, cada vez más concisos y densos, hasta un ojo sepultado bajo tierra resquebrada.
Frente a la chimenea, donde unos troncos calcinados se hunden en un lecho de cenizas, un par de sillones castellanos, tapizados de cuero marrón, enmarcan una mesa de cuarterones. La madera está surcada por hendiduras de cuchillo. En un plato quedan restos de comida. Encima de la loza blanca, los nervios de un chuletón de buey se quedan sujetos al hueso fijado en  sangre  gelatinosa.
En el fondo de la habitación, una cama con cabecero de barrotes de hierro desgarra la pared encalada en una hilera de sombras terminadas en lanza. Las lámparas de las mesillas proyectan una luz diagonal sobre el crucifijo. Las espinas de la corona se alargan como dagas.
Al pie de la cama yace la ropa de faena. Huele a sudor y  testosterona. Pantalones camperos de pana se mezclan con zahones de cuero surcados de manchas oscuras y duras. Encima de la chaquetilla negra, espuelas de acero se han enganchado a un ojal. El forro carmesí sale en un chorro inmóvil. Sobre la colcha, confeccionada con la misma tela que las cortinas, se nota la huella de un cuerpo echado de espaldas con los brazos pegados al tronco.

El estoque de matar rasga con su brillo la suavidad ajada del terciopelo. En el bisel de su punta curvada se refleja, condensada en un punto hondo como un pozo, la cabeza disecada del toro que adorna el frontón de la chimenea.

4 pensamientos en “La Plaza de las Ventas desde el patio de cuadrillas

    • Intenté hacer una descripción de la muerte y de su pulsión.
      Estoy muy contenta con el nuevo diseño de mi página. Me alegra que sea de tu agrado.

  1. Me necanta tu nueva pagina. El relato tiene una fuerza increible que me devuelve por unos minutos a España.
    Un saludo desde manhattan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s