Recuerdos de verano. Bunker

Bunker

Las moreras arañan brazos y piernas.
Escondido dentro de la maraña,
un peldaño; una caída,
brusca.
De frente, un muro.
Hormigón y cruces gamadas.

Un agujero rectangular, un pasadizo,
bajo, estrecho.
En el techo anidan arañas.
Capsulas de gelatina velluda,
descubiertas en el fogonazo,
breve, de una cerilla.
Una luz glauca se cuela, helada.

Una sala circular, una abertura,
redonda, perfora el techo.
Tres metros de tropiezos,
escalones rotos,
manos roídas de oxido.

Arriba, ráfagas de viento cargadas de sal,
zarandean un puzle desmembrado,
conjunto aturdido,
apoyado contra un muro
lleno de grafitis.

Un cerebro se acuerda de Berlín,
El año pasado.
De otro muro,
de otros grafitis,
tan ,tan, parecidos.
Una boca los besa.
Los ama.

Una mujer sonríe, recompuesta,
perfilada en azul
sobre las tranquilas aguas
del canal de la Mancha.

5 pensamientos en “Recuerdos de verano. Bunker

  1. Dear Anne… Querida amiga con tus versos me hiciste recordar dos Muros de la vergüenza. Uno ya calló: El Muro de Berlín; el otro, está aun erguido cercando al pueblo Palestino…. para vergüenza de toda la humanidad.
    Saludos

    • Me ha encantado que digas calló en vez de cayó. Los muros hablan mucho más de lo que acostumbramos pensar.
      Un saludo.

  2. Y a mí me agradó mucho que tu alma de poeta haya visto más allá de un supuesto error gramatical y entendido. La de Berlín calló para siempre, y sus grafitis sólo los veremos en fotos del recuerdo… Pero la que enclaustra a Palestina sigue aullando de dolor.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s