Elucubraciones veraniegas (9)

Fermanville 2008 639

thaiboris@hotmail.com

Tumbada encima de la cama, el sueño me abotona entre sabanas más revueltas que las de un loco. La luz y la sombra se pelean en la cabeza cruzando hierros. Las mando callar en voz baja. El cerebro reptiliano se desliza por la nuca. Arranca la valla metálica. Se disuelve en un prado sin tiempo ni espacio. Ensancha el cielo de un puñetazo. Rellena el vacio, lo puebla de nubes. Crea océanos a medida donde dulces perros salvajes se mecen en la cresta de una melopea. Sobre mi pecho,  bajo una escafandra de cristal, anidan pájaros de mar. Al final del camino, en el punto de fuga donde se esconde el sol, un niño llamado Pan, Peter Pan, me ayuda con un garfio a subir a su isla. Con el ceño fruncido por el empeño dispara un rayo verde al ras del horizonte. Me fundo en el acto entre sabanas impolutas abrazada al recuerdo rocoso de un deseo antiguo de niña no cumplido, pulido en un momento, por un láser comprado en un todo a cien.

PS: para Eduard

6 pensamientos en “Elucubraciones veraniegas (9)

  1. Ni te imaginas como me cambiaste el día, un día duro, de los
    de verdad, de los que pierdes amigos de este planeta, días que
    antes fueron amaneceres y después atardeceres para oscurecerse sin una sola estrella. Al empezar a descifrar tus palabras y sentir las sábanas del loco, me dije, ¡Mira! Que casualidad, como yo cuando se me escapa el latido del corazón. Luego todo se compuso como una obra Masterpiece. La noche se abrió y la oscuridad se llenó de meteoritos fugaces. En todos conducías tú, en todos dibujaste tu mensaje, irremediable, inevitable y destellante.
    Eres, por tu tu forma de ser conmigo, ….
    Generosa y agradecida, tan fugaz y tan irrepetible, en estos tiempos que corren y huyen.
    Que sepas que no lo olvidaré, y en cuanto pueda te recompensaré con un garfio de oro y piedras preciosas para
    que, cuando se te antoje, alcances las nubes más altas, donde planean las islas más misteriosas y reales.
    Tuyo.

    • Tu comentario tan gentil me basta….pero, como soy mujer y no le hago ascos a las piedras preciosas, preferiría una escoba de brillantes a un garfio.
      Una bruja muy presumida.

  2. Poesia en tus palabras, dulce contrapunto a la frivolidad de la playa. Que alegria que le dediques tu tiempo a tus amigos.
    Un beso desde Cascais

    • La semana que viene voy a Londres y gracias a tus escritos estoy segura que voy a sentir mucho más la ciudad, amiga mía.
      Un beso

  3. Pongo a Dios como testigo que la escoba tendréis, con sensores para aparcar, navegador incorporado y diamantes por intermitentes.
    Las Brujas me pierden, y contra más presumidas, mayor será la
    satisfacción que obtenga en mi mente de tremenda fantasía.

    Y ahora, date a volar. Desde el mar que diviso te veré volar.

    Disculpa la onda, pues, sin quererlo, me enganchaste a la poesía esporádica. Buscaré antibióticos para sanar de este mal tan en desuso de carnaval.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s