¡Vete!

vete

Oigo mi voz, gaviota chillona, estrellándose con furia contra el dique abovedado del cráneo. Percibo nítidamente el impacto sordo de los puños cerrados golpeando un torso rígido en la oscuridad de mis ojos crispados. Me tambaleo bajo descargas de odio. Lacero un cuello bestial con garras afiladas. Intento no hundirme entre las lamas del suelo naufragado bajo el embiste de olas negras agazapadas en las entrañas. Una ráfaga de granito me arroja contra el suelo erizado. Un grito brutal quiebra la tormenta. En la luz negra del piso, una sombra se aleja aplastando la tarima revuelta. Un relámpago de luz rasga en dos mi silueta de piedra. La violencia del portazo derriba la estatua rota. La garganta partida se asfixia en un estruendo de cascotes. Plomo fundido se cuela entre lágrimas amasadas y compactas, derritiendo ariscamente nudos de rencor apelmazados de hiel. Presas, escondidas en cuevas, revientan bajo el empuje de masas liquidas, arrastrando, en una huida torrencial, los restos fragmentados de mi cuerpo caído.

2 pensamientos en “¡Vete!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s