Carta a Penélope Cruz

18829570_w434_h_q801

23.02.2009
Querida Penélope, te escribo desde un bar situado al lado de la sucursal bancaria donde trabajo de cajera. Al ver tus fotos en El País, sosteniendo triunfante el Oscar, mis ojos recorren tu silueta sinuosa moldeada en un precioso vestido de alta costura. Admiro tu rostro sensual iluminado por el fulgor de los brillantes y realzado por la melena brillante recogida en un moño al más puro estilo Audrey Hepburn. Mientras desayunas con diamantes, mira por donde, yo, a quien también llaman Pe (de Pepa) estoy apurando una taza de café amargo en un antro con olor a fritanga. A parte del diminutivo te sorprendería saber la cantidad de cosas que tenemos en común. Como tú, nací en Alcobendas. Mi padre era y sigue siendo, un modesto administrativo en el Banco de España y mi madre confeccionaba y sigue confeccionando, prendas de punto con una tricotosa renqueante. Al ser una alumna destacada, se ilusionaron y se llenaron de deudas con el fin de ofrecerme una enseñanza exclusiva. Estudié dos carreras simultáneamente, con numerosas matriculas de honor, cursé varios máster y hablo tres idiomas fluídamente. Sacrifiqué amigas y novios, empujada por la fe ciega de llegar a ser una estrella en el mundo de las finanzas, de la política……Mis sueños avalados por tangibles éxitos académicos no tenían límites. Al toparme con la vida laboral las ilusiones se convirtieron en harapos destrozados por los incisivos afilados de los tiburones que me rodeaban. Pe, a pesar de tener tu misma edad, mi pelo castaño, corto y opaco, reseca un poco más la cara angulosa donde una boca carnosa, mordisqueada por dientes teñidos de nicotina, se hunde entre dos surcos prematuros. Nadie calificaría mis ojos cansados de tanto estudiar, y tristes de tan poco amar, de poderosos y raciales. Al fin, Pe, me parece que nacimos con nombres y apellidos trastocados . Te correspondía a ti llamarte Pepa (a mis padres les encantaba Marisol) y mi apellido Flores te hubiera venido de perlas.
Solo una persona en el mundo, Pe, puede ser Penélope Cruz y esta persona soy yo. Lo de Penélope, te lo concedo, no tiene ningún merito, al ser un simple, aunque pesado, legado materno pero, el apellido, te lo juro, me lo he ganado a pulso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s