SMS abandono en tres secuencias (3ª Parte)

mujer-sentada-en-un-sillon-gris-picasso1
Mujer sentada en un sillón gris. Picasso

Tercera secuencia.
Empapada en sudor, los músculos agarrotados por el esfuerzo, me arrastré hacia la hamaca derrumbándome en ella como una masa. La malla medio podrida por las lluvias del verano, se rasgó en el centro. Hecha un ovillo me coloqué en el lado izquierdo, el derecho le pertenecía, con rigidez de estatua para no agrandar más el roto de la tela. La herida del pie, desgarrada en dos labios colgantes, dolía ahora, tirante, bajo sangre reseca. El sol había caído en el mar y en el cielo azul oscuro, solo se distinguían las siluetas de los árboles. Los murciélagos trazaban círculos concéntricos alrededor de la casa. La hamaca se movía, agriamente mecida, por una brisa del Este. Las cuerdas que la sujetaban a los troncos desgastaban las cortezas en un chirrido imparable y sordo. Se hizo de noche y la luna menguante se reflejaba en la superficie del mar erizado y negro. Cerré los ojos, me quité la camiseta y con ella me tape la cara, y con las manos, los oídos. Resbalé inconsciente en un sueño profundo como una fosa.
Desperté antes del amanecer tiritando de frío. Corrí hacia la casa, amnésica, el cuerpo sorprendido por latigazos de dolor. Al entrar en la cocina y encender la luz, vi en un fogonazo envuelto en humo, como un gato salvaje despedazaba, metódico e indiferente, la carne gris y apagada de la lubina tirada encima del suelo de cemento pulido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s